Charlas del Tupinamba

Charlas del Tupinamba
Café Tupinamba

domingo, 21 de mayo de 2017

Los monosabios serán recuerdo y un recuerdo de Cuesta


En el México taurino se está  desbordando una corriente tendiente a que el público se trague una fiesta artificial en donde   nunca más una corrida de toros se suspenderá porque el ruedo se halle en malas condiciones, hecho un lodazal o incluso disparejo, por los hoyos mal atendidos, eso ya será cosa del pasado cuando queden instaladas las nueva carpeta sintética de tartán  con sus rayas circunvecinas que no requerirán de estar siendo pintadas, así que adiós pinta rayas,  y circundando la boca del riego  un anuncio de condones ‘Trojan’ pa’ que no desentone con las cogidas… que en los medios se dan con frecuencia.

Con estas implementaciones tendientes a modernizar la fiesta, algunos elementos desaparecerán y otros se adecuaran, como por ejemplo los monosabios cambiaran sus zapatillas  por los Nike  antiderrapantes   que son los más adecuados para usos en seco y  agua, dado que  la arena y los rastrillos areneros  ya no se usaran pues después de la muerte de cada toro la majada de los animales equinos y vacunos así como la sangre serán eliminadas a través de  aspiradoras Koblenz y las hidrolavadoras Karcher remataran la faena, quienes también pasaran a las filas de los desempleados serán las mulillas y los mulilleros  pues cuando el toro ya esté muerto o noqueado por la pistola hidráulica, aparecerá un tractorcito Tesla de esos que no necesitan piloto, que ira solito hacia el toro al que se le colocara pa’ evitar mal trato un chaleco fosforescente  que se enganchara con un arnés a la horquilla sujetadora del vehículo, otros de la cuadrilla de los monosabios que también chuparan ‘faros’ lo serán quienes cargan los letreros con las características de los bureles pues  seguramente será ofertada a alguna marca comercial  que llevara  sus propias edecanes en función de anunciadoras.

Los taquilleros y las personas que recogen las entradas serán sustituidos por máquinas automáticas las cuales además cumplirán con otra función al momento de otorgar la tan discutida primera oreja, toda vez que cuando el cartoncillo o brazalete se pase por el lector en automático quedara registrado el número de asistentes en la pizarra electrónica que sustituirá a los clásicos relojes  y cuando doble cada toro el público levantara el cartoncillo o la pulsera de plástico y un lector contador indicara con un GO si la manifestación de aprobación rebasa digamos el 80%, la banda de música desde luego será pasado, aunque se seguirá escuchando ‘El Cielo Andaluz’ y ‘La Macarenita’ nada más que electrónicamente, todo esto podría parecer una parodia, pero volteemos a otras disciplinas donde las superficies se han transformado por citar en el futbol, el tenis e incluso  pistas de nieve hoy sintéticas, las anunciadoras cachondas forman parte de las funciones de box, las máquinas expendedoras de entradas y de acceso ya se usan en el Metro y el sistema de votaciones esta en uso en recintos tan serios ¿o  risorios? como las cámaras de Diputados y Senadores. 

No pido perdón por expresar estas ideas, pido conciencia para quienes no se han dado cuenta que destaparon la caja de Pandora habiendo permitido por años una fiesta  que dejó de ser brava pa’ ser  blandengue y ahora quienes la degradaron, la solaparon y la encubrieron, la quieren resucitar con manitas de gato  cuando lo que se necesita es solo un toro y un torero, un empresario y un apoderado, un reglamento inviolable y un juez que lo aplique, una pluma y un micrófono que denuncien, todos con un solo común denominador que sean ¡Verdaderos!, ¡No a la party!, ¡Sí a la Fiesta!

Son tiempos nuevos donde pa’ no ir muy atrás me viene el recuerdo de ese apoderado con percha, con tipo, con clase, con figura de nardo perfumado, ágil como el trigo  que torea al viento y no se quiebra, brillante como la corona del girasol, fuerte en sus raíces cual arbusto de buena sepa, que además tal vez caso único se especializó en apoderar toreros con el aroma del arte, la clase y el sello de la fina escuela, naturalmente que me estoy refiriendo al apoderado de las figuras Don Jorge Cuesta, quien bebió de la cultura que le trasmitió su  amigo  y guía Don ‘Pepe Alameda’,  en poderes de contrataciones y administración llevo en una época al ‘Numero 1’ sí, a Manolo Martínez, a quien sumo  a matadores de élite,  como lo fueron  Alfredo Leal, Humberto Moro, ‘Curro’ Leal, José Antonio Gaona, José Antonio Ramírez ‘El Capitán’, Javier Bernaldo, Miguel Munguía ‘El Inspirado’, Pepe Luis Vázquez (hijo)  y por supuesto no podía faltar esa gema que lo es Guillermo Capetillo. 

 En lo cinematográfico fue eslabón de enlace  pa’ la realización de esa obra  titulada ´Los caprichos de la agonía’ del inmenso Juan Ibáñez, que verso en parte de la vida tormentosa del  ‘Mandón’, Don Jorge se destacó además como empresario, no nada más taurino sino de la versatilidad con su famoso y legendario ‘Ring’ en San Miguel Allende sede del Jet - Set, como funcionario público llevo al estado de Guerrero turísticamente a la cumbre y por eso hoy desde su Acapulco, donde las olas se siguen columpiando, contempla los atardeceres que aún son bellos pero intranquilos, donde la brisa sangra y la muerte se da hasta los gavilanes, en fin estamos en una época en que recordar a los grandes es más sano que el presente de la transición.


miércoles, 17 de mayo de 2017

HAY QUE VOLVER A LA SEMILLA


Platicaba con un  personaje de la Fiesta Brava, Don Héctor Castillo Abreu, hombre que vistió de luces en la plaza Carmelo Pérez del legendario Texcoco y salió el tema de la reciente feria de aquella entidad, el caballero con cuando menos setenta años en el toro me decía; los empresarios son muy buenas personas e hicieron su mejor esfuerzo, le conteste que con esos palmarés  lo que habría que hacer es meterlos a un convento donde se supone está la gente buena, dado que en el toro lo que se necesita es gente especializada, calificada y sensible, que pueda  ver a través de  los  ojos de la sagacidad la que se necesita para saber con qué toreros armar los carteles, que toros llevar y como montar la publicidad, y bordando sobre eso se está insistiendo que  la publicidad tiene que reinventarse  modernizarse  pa’ que a través de ella la fiesta  la conozcan los ‘babys’, la gente joven y en general  despertarle un atractivo a las personas que no son taurinas (chango viejo no aprende maroma nueva) la pregunta es ¿quién (es) van a dar ese paso intrépido en el que desplieguen anuncios que con su solo texto e imagen se conviertan en imán de taquillas y de tendidos?, mientras tanto estemos prevenidos pa’ cuando veamos aparecer en el Facebook  con letras fosforescentes,  ‘Encuentro de convivencia entre toros  de la ganadería de Alpura  y toreros emanados del Instituto de Interlomas, desde luego las imágenes alusivas ya se las imaginará usted, ni pensar siquiera en una de esas pinturas vanguardistas de Picasso que obviamente para la causa apestan a naftalina, los brazaletes de admisión o cover  podrán adquirirse en la venta nocturna de los autoservicios de  UXXU, los nombre de los espadas se conocerán al momento que arranque la corrida’,  además de que da lo mismo quien toree pues toda la baraja taurolina que pertenece a ese o aquel monopolio, torean igual, como piezas salidas de troquel chino, cabe señalar que de acuerdo a los puntos que la pizarra electrónica le otorgue a los actuantes quienes más acumulen, tal vez vayan a un festejo de fin de feria, ¿o será de kermes?

En la plaza de enfrente en un hermosísimo cartel pintado por el maestro Ramón Reveles para la ocasión se lee 6 arrogantes toros 6 cinqueños de la ganadería de Coaxamalucan para ser lidiados por los matadores Guillermo Capetillo, Jerónimo y Mauricio Morett, así de sencillo, para cerrar las festividades de la feria, están programados toros de Atenco que serán lidiados por los matadores  ‘El Glison’ -  Humberto Flores  -  Luis Conrado -, usted escoja ¿a que plaza asistirá? 
La pregunta ¿será mucho más la gente nueva que acuda a la plaza, que la taurina que deje de asistir? Por ya no soportar las bofetadas a las tradiciones y los ganchos al hígado que le han venido recetando con la degradación del toro bravo en esencia, edad, trapío y con la falta de entrega y enjundia de  gran parte de toreros que  los consorcios  y/o monopolios, tienen apergollados pero a cambio de ello ‘torean’ sin torear.

La lectura es clara lo que se necesita es devolverle a lo tradicional su fortaleza, con un par de elementos insustituibles que lo son el toro de respeto y los toreros que interesan, porque además son ellos,  bureles y toreadores  los que con su anorexia física y del alma han sacado a los aficionados de las plazas  y ellos tienen la obligación de regresarla, además de que son los únicos que pueden remediar el mal,  así que empresarios olvídense de la fiesta de similares regresen a la semilla, donde está el arte y el drama, la pasión y la polémica y eviten más tropezones innecesarios que en conjunto están siendo devastadores,  la fiesta es grandeza y con pequeñeces solo la van a seguir desinflando… ¡Mejor, ya no soplen!

domingo, 14 de mayo de 2017

Un coleta verdad, va tras alternativa, de verdad



En este país donde lo irreal  y lo carente de contundencia ha llevado a la fiesta a medio nutrirse, lo cual tampoco se logra del todo, dado que la época de las vacas flacas sigue igual no obstante que se ha tragado cuando menos tres décadas de burbujas de nada, ahí sigue a la espera de alguna esperanza o cuando menos de una faena de justicia, recapacito y anulo la palabra justicia, porque esa el sistema ya la hizo difunta y en lo taurino como muy pocas plumas y algunas docenas de aficionados solo son los que respingan y exigen,  pues la cosa ahí va como el ‘Caballo blanco’ con el hocico sangrando, de manera que cuando uno se entera que uno de los novilleros de esa raza en extinción, porque aclaro enfatizando que una cosa es ponerse un trajecito de luces monitillo y brillocito y otra muy distinta es ser novillero.

Y hablando de esos seres a los que inmortalizó el maestro Agustín Lara, vendría bien preguntarse, ¿se completaría ahora una docenita? Y de los que digamos en el último sexenio aparecieron de la noche a la mañana pavoneándose como matadores (as) de toros ¿Cuántos realmente son dignos de ese título?, lo que si es cierto que si alguien me dijera que Paulo Campero está dentro del grupo de los que se merecen la alternativa, me permitiría precisar que lo exacto, lo justo, sería decir que es el que mayormente se la merece.

Era aquel lejano 1999 cuando se tenía un concepto de aprendizaje diferente, el que impartía Don Raúl Espíndola en la escuela Ponciano Díaz, que se instalaba en el ombligo de la Plaza México, el maestro había nacido cuando se despertó la década de los años treinta, en el 31 pa’ ser preciso, tenía mucho más academia que otra cosa y así se fue abriendo paso hasta coronar en las filas novilleriles una tarde de aquel año del temblor el de 1957 cuando el Ángel de la Independencia voló o más bien se desplomo en picada, fue durante ese anuario que Raúl Espíndola  se adjudicó el ‘Estoque de plata’, fuimos vecinos  en Merced Gómez.

Ya después por los rumbos de Portales Don Raúl en su actividad de demoledor de inmuebles, se acercaba a donde está el altar levantado en honor ‘al Mandón’ Manolo Martínez, venía todas las tardes por una larga temporada y platicaba de un chavalillo que a su ver andaría por los diez añitos, se llama Paulo Campero decía con más brillo en los ojos que con su voz que era pausada, velo a ver entrenar pero nomás no digas que yo te pase el tip,  ese día el encuentro se dio sin darse, sin que el torero pequeño lo supiera, además de que la distancia de la fila veintitrés impedía un estrechón de manos, en alguna libreta apunte su nombre más que otra cosa porque es muy aromático y corresponde inequívocamente a un torero con percha, seguía preguntando por él y todo mundo daba razón, porque éste tiene un carisma de ese que no se vende en las boticas.

Al verle de cerquita no había duda, es un ¡torero! creo que por compasión a mi vejez me hizo el más grande honor que he recibido de un toreo, el brindis de un toro, siempre he tenido la impresión de que no se le ha valorado en todisísima la extensión de su toreo a la mexicana y lo comprendo porque pa’ hacerlo habría que haber visto a los muy grandototes los auténticos de la época de oro, a los que por supuesto tampoco  Campero vio y ahí radica la mitad de su grandeza que torea como los toreros de esa época, sin mácula de copia porque lo de él es natural.

Tiene tipo, se sabe torero y lo goza desde que parte plaza silbando de regocijo, trae tatuado en el cerebro el ruedo, el que lo conoce palmo a palmo, es lidiador completo, se despatarra como las manecillas del reloj de Granada, ese que da la hora al ritmo del pasodoble lariano,  tiene un repertorio más amplio que antojitos provincianos, rehiletea a colores,  cuadra la muleta como partitura torera y la lleva de aquí hasta allá, como desde hasta allá ha venido consumiendo la única comunión que en el toro fortifica ¡la legua!, esa que trae grabada en las suelas y en el alma, en las noches de la penumbra y en la soledad de la incertidumbre, caminos y polvorientos senderos que ha surcado montado en la rosa de los vientos, que lo ha llevado  por todos los confines, diez años entre el lodazal de las puñaladas traperas, las que dan los hombres y también los toros de media casta, el no conoce los flanes y si las cornadas, los sufrimientos pero también el sueño inquebrantable de caligrafiar un día su nombre entre los que han sido toreros de verdad, que son muy pocos pero bien valen su peso en oro.

En Tamaulipas existe un paraíso de esos que llaman mágicos y ahí aparecerá en el venidero mes de julio Paulo Campero, al lado del hijo del más grande Manolo Martínez, para que una vez que se consume el intercambio de capote por muleta, podamos decir aquello de ‘La revolución no se ha bajado del caballo, aunque parezca raro… sigue haciendo justicia’

miércoles, 10 de mayo de 2017

FERIA TORO 2017

   
                                      


Mucho se ha dicho o más bien especulado sobre el por qué la fiesta está como está ¿y cómo está?  sumergida en burbujas de silicón, esas que moldean artificialmente lo que lo natural ya no  alcanza ni pa’ sostenerse en su lugar,  hoy en la fiesta, muchas cosas se han caído, aunque tal vez todavía no se derrumban del todo, mas no todo es así aunque así lo parezca, pues hay tradiciones con  olor a nostalgia que siguen siendo vigentes,  una de esas rarezas a veces se salva que es la de lo bien hecho, lo cual sea dicho no tiene mucha ciencia; conocimiento, orden y respeto por lo que se haga y esto viene porque hoy precisamente  se recorrerá el telón de uno de los acontecimientos más esperados, la Feria Toro 2017 a celebrarse en la coqueta plaza de toros  La Florecita  en Cd.  Satélite en donde  la gente de allá y de la CDMX  está caliente por tener una feria que tenga sabor a torería, que la sintamos nuestra nos dicen los aficionados y puede ser que esa sea precisamente la configuración de los festejos que ya huelen a realidad y que se espera sean banquete durante el mes patrio, el cual deberemos de celebrar no obstante nos tengan secuestrados en el amplio concepto de la libertad y la independencia.


 Un mes atrás un símbolo gráfico de alta creatividad del artista Mario Llano, empezó a jalar el interés por saber que había atrás de él, primero se descubrió que se trataba de una nueva empresa apuntalada por Don José Luis Alatorre y el matador Jorge Benavides, lo cual implica de pronto encontrarse con la luz de la esperanza, la de que las cosas se hagan bien como indican los previos a la Feria Toro 2017, la que constará de tres corridas en dupla que no son lo mismo que mano a mano y de esas tardes saldrán quienes irán a la marquesina de triunfadores, la que puede ofrecer múltiples combinaciones, el hermetismo sobre los actuantes de zapatillas y los de cuatro patas se ha mantenido y así será hasta esta noche, durante estas últimas semanas el verbo a conjugar  lo ha sido la especulación sobre como quedaran conjugados los carteles, desde esta columna solo deseamos que  los empresarios   hayan dejado en el olvido a los toreros que nunca  han tenido nadita de’ na; arte, valor, enjundia, técnica, percha, incluyendo a los que pagan sus toros pa’ torear,  porque de ellos es imposible que surja una cereza pa’l pastel, así mismo en el olvido debieron quedar los  toreadores  a quienes hace rato se les fue el tren y ya no están pa’ carteles que requieren de imán en las taquillas, que son los que le pueden meter  interés y oxígeno a la fiesta.


Ante la presencia de una nueva oferta empresarial no está demás volver a retomar el tema de la responsabilidad que implica ser taurino en el amplio concepto y es que si queremos mantener la tradición, los que se embuchacan el parné son los primeros que deben de cuidar el florecimiento, ¿Quiénes ganan? Los empresarios, los ganaderos, los toreros y es que no olvidemos que esto es un negocio llamado Fiesta Brava y como tal hay que invertirle y si no es así cualquier empresa va a terminar como muchas manipulando y explotando hasta la anorexia, que es a donde lleva el ahorro mal entendido ese que se da cuando en lugar de adquirir toros de cuatro  a cinco años, les bajan el listón con el aplauso de los toreros de allá y de aquí, carne barata, carente de bravura y peluqueada, igual a menos riesgo, nada más que la ecuación  les falló pues sin edad y kilos la gente no se va a retratar en las taquillas, no habrá que esperar hasta la celebración de las corridas en septiembre hoy mismo al anuncio de los carteles se sabrá si el león es como lo pintan o si nada más le van a pintar una raya más al felino.

domingo, 7 de mayo de 2017

El hijo del ‘Niño de la Capea’ destapa la olla del escándalo y la indignación


Hablando de acontecimientos que no deberían de darse, apenas el hijo de  esa gran figura que lo fue Pedro Gutiérrez Moya ‘El Niño de la Capea’ se brincó las trancas de la cordura, el buen orden, la ética, los principios y sobre todo el respeto al gremio de la torería, lo cual ocurrió cuando a una personita se le ocurrió poseer un título de matador (a) de toros para lo cual lo primero que  requería era que los gremios toreros le avalaran los antecedentes que soportarían una ceremonia tan importante, la solicitud hueca, vacía, sin contenido a sabiendas de que en cualquier parte del mundo sería rechazada por no tener ningún sustento, fue presentada a la Asociación y a la Unión las cuales y por separado en automático la batearon para no degradar, humillar, abaratar lo que debe de implicar tomar una alternativa.

 Ante eso,  la viveza de la gente del toro salió a relucir ¿cómo? pues buscándose una plaza de toros que a lo mejor fue alquilada  solo por esa tarde pa’ que en ella se realizara un acto ilícito y desde luego se requería de un padrino que aunque pareciese imposible se prestara a lo inverosímil,  mas como aquí nada es imposible,  alguien alzo la mano o los interesados dieron con quien se prestara y fuera cómplice no solo de esa simulación sino a ofender a la Fiesta Brava y a todos los matadores que con sacrificios, entrega, enjundia, dolor, pasión, ética, voluntad, merecimientos, años, experiencia, cornadas, fracturas, triunfos, méritos, acumulación de festejos y novillos han logrado ser merecedores de una alternativa, así fue que se montó la farsa.

  El hecho ‘consummatum est’, ahora por salud e higiene a la brevedad se espera se dé a conocer las sanciones ejemplares que deben de caer sobre la empresa que montó ese acto  la Plaza Alejandra de Durango, el nombre de quien pisoteo a la profesión cediéndole una espada y una muleta es Pedro Gutiérrez Lorenzo ‘El Capea Jr.’ a él se le debería de aplicar el 33 constitucional o  inhabilitarlo  por un largo período que siempre será corto comparado con el daño que ejerció coadyuvando con su desacato a la Fiesta Brava mexicana.

México es un país que hoy más que nunca está siendo vulnerado por la debilidad de sus instituciones y por ello los gremios taurinos de ninguna manera deben de caer en ese catálogo, se sabe que la persona que se adjudicó ese título ya fue boletinada pa’ que no pueda salir al ruedo ostentándose como matadora, es decir ninguna empresa podrá anunciarla en corrida de toros, la señorita incauta con su actitud  está en un verdadero brete, pues lo moral, lo ético y lo conducente sería que renunciara al título que ‘El Capea Jr.’ le simulo pero si este escalafón otorgado no tiene ninguna validez ¿a qué va a renunciar? La sanción que supuestamente se le viene encima especulando ¿podría ser la expulsión del gremio al que pertenecía? Pero eso también es como  humo pues es de suponerse que al no acatar la negación de las instituciones gremiales en automático se auto desafilio.

Y solo precisar que hemos omitido el nombre de la señorita que derramó la leche porque en este país  el oportunismo torea de la mano del morbo y no vamos a dar carrete o publicidad que coadyuve a que por ahí se monte  una encerrona o un mano a mano entre ‘El Capea Jr.’ y la protagonista y menos suponiendo que su incipiente carrera pudiese estar terminada.

Y al juez que aprobó al igual que al inspector de callejón que permitió anomalías en la ´ceremonia´, ¿ya el municipio los inhabilitó en sus funciones?
¿Habrá valido la pena desafiar a las leyes del hombre y de la naturaleza? porque después de  apenitas haber  matado seis novillitos en su vida de ‘focos’, un toro con cinco años, a la que podría matar, es a la insipiente torera. Y entonces a las que les van a cargar la muerta serán; a la Asociación de Matadores y a La Unión de Toreros. Por cierto, ¿Cuál habrá sido el móvil de hacerse matadora, de ésta jovencita? No lo sé, lo que sí sé, es que ella no ha  visto y aprendido de esa escena que todos tenemos grabada, cuando Juncal dice: Las prisas son para los delincuentes y los malos toreros.  


miércoles, 3 de mayo de 2017

SIN ESPECTÁCULO, NO HAY ESPECTÁCULO




 ¿Cuál realmente es, el futuro de la Fiesta Brava? donde  no todo se concreta al toro y a los toreros, aunque si en este apartado quedan incluidos los empresarios, los políticos,  las autoridades, la mercadotecnia, la publicidad y desde luego el público, si esto lo traducimos a corazón, arterias  y venas en cada una de ellas se detectaran infartos, coágulos y achaques,  por eso el que la fiesta este aun pataleando, es un verdadero milagro, ahora vendría aquí una pregunta ¿realmente a quienes les interesa  que la fiesta se  desmorone?, desde luego a los partidos políticos y/o anti taurinos y  en el caso particular de la capital  que alberga la mole de cemento conocida como Plaza México también a ella se le podría adjudicar ese interés, pues la idea es hacerla productiva pa’ los dueños, por eso están buscando  la ‘aprobación moral’ de la afición pa’ la remodelación (que formaría parte de un macro desarrollo turístico – comercial) que debe de consistir en volarle la parte de los generales que es un desierto de cemento dándole otro uso redituable y hacer de los numerados y lumbreras un súper aforo de usos múltiples pleno de comodidad,   ¿Cómo están buscando ese ‘consentimiento moral’? pues  en la carencia de atractivo de las corridas nacionales actuales como un espectáculo.
En virtud de que no se cuenta con un staff de toreros que por ellos mismos tengan el atractivo suficiente pa’ meter gente, hay que voltear a la banca en donde están los olvidados efectivos, que son un puñito tan pequeño como de sal pero que podrían funcionar, empezando por señalar la esperanza y posibilidad de Antonio Mendoza que podría prender con ese su toreo estatuario soportado por la temeridad que puede hacer estallar la emoción convirtiéndola en atracción de aficionados, los que aparte podrán encontrar  vertientes artísticas por demás interesantes, a él como cuña se deberá de sumar el torero pueblo, el mártir del tremendismo, sin cordura, Luis Conrado piel morena y corazón en brasa, que en sí puede ser la antorcha del morbo ese que es miel sobre hojuelas pa’ las taquillas,  ¿y por qué no pensar en reactivar a Lorenzo Garza Gaona?  

Torero por derecho propio, que  tiene percha y por los apellidos divide hasta la polémica, siendo capaz de avivar esas grandes broncas en beneficio del espectáculo, lo que le puede valer pa’ otorgarle  la doble 00, hay que apostarle a la mexicanidad del torero todo terreno Paulo Campero, que está en capilla pa’ alternativarse y que es el único que en las entrañas trae la esencia, la solera, la hondura, el sabor de ese toreo tan de aquí con el que  puede rugir cañón, ahora que lo retro o vintage esta tan de moda, subrayando que se piensa en estos toreros porque al no conocer la hamaca ni las palancas, son capaces de saltarse  las trancas, toreros espectáculo, fuera de lo común, que ofrecen ‘eso’ que marca la diferencia y le pica las costillas a las masas para ir a las plazas, por eso es que hay que echar mano de ese tipo de toreros como lo fueron; Carmelo Pérez,  Félix Guzmán, ‘Joselillo’, ‘Paquito’ Ortiz, ‘El loco’ Amado Ramírez, Efrén Adame ‘El Cordomex’, Valente Arellano, Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, los toreros actuales que hemos mencionado seguramente algunos terminaran volando por los aires, otros con las tripas afuera, a otro le rezaran el rosario, algunos armaran un mitin de nota roja pero esos hechos es lo que los hace diferentes ¡Que es lo que se necesita!

Desde luego pa’ que estos toreros guerreros  funcionen, requieren de un toro bravo que suba el miedo al tendido, el de cuatro años,  los pitones bélicos y el instinto de muerte en cada embestida, anunciar menos que esto en las plazas será más de lo mismo o lo que es lo mismo es nada, bueno no seamos drásticos digamos que es un cachondeo.

Saquemos a la fiesta del letargo antes de que se quede dormida y un día no despierte, porque también el aburrimiento mata.

domingo, 30 de abril de 2017

40 años México y España


La política ese galimatías que desde siempre ha estada ligado a la fiesta de toros, la que le ha dado cabida a veces y otra a fuerza y ha tenido que lidiarla a como se pueda, más lo que no se puede negar que ambas prácticas de alguna manera en este país ya van para quinientos años, en los cuales   han estado más que ligadas y en el estricto apego a las tradiciones hay que constatar que España le legó a México la más añeja de sus fiestas populares, que lo son las corridas de toros las que han atravesado por tramos buenos, regulares, malos y patéticos, como los actuales donde la fiesta misma como que no  se quiere dar cuenta que está padeciendo una metástasis, la que salvo un milagro que no creo que se dé, se podría salvar en sus simientes y es que la tauromaquia tricolor está siendo vapuleada por muchos frentes provenientes los más de adentro pa’ fuera y viceversa.

Y esta degradación se origina en gran parte porque hoy en día, en México,  sigue sumiso a la españolería   y aquí cabe señalar que estas relaciones no obstante los  vínculos tan estrechos entre la Madre Patria y la Nueva España, no siempre han existido en todos los órdenes.

En lo taurino los toreros mexicanos en años pasados sufrieron lo que se llamó ‘El Boicot del miedo’  que consistió en que no se dejara torear a los lidiadores aztecas en tierras Ibéricas, épocas aquellas de Marcial Lalanda el cual fue la voz que hizo eco a la molestia que les causaba a los toreadores peninsulares que su contraparte los tricolores torearan en todas las plazas, en ocasiones sin ser acompañados de los locales y además triunfaran convirtiéndose por ello en imán de atracción, lo cual tenía varias repercusiones entre otras que les hirieran el orgullo y que los españoles al perder posiciones en los carteles, también perdían pesetas en demasía, aunque hay que decir que ese dinero que con la buena vida  que gustaban  darse los mexicanos, seguramente el parné lo usaban ahí mismo en la compra de avíos,  ropaje de calle y de plaza, automóviles,  en buena jama, vinos finos, mujeres elegantes, joyas, hoteles de lujo, tabaco rubio, le metían fuerte a la apuesta de la pelota, total que al final casi todo se quedaba en España.

Eran tiempos del generalísimo Franco y por ende las cosas no eran igual que ahora, al grado que ni relaciones diplomáticas existían entre ambas naciones, eso  sí, eso no obsto pa’ que México les abriera la puerta de par en par  a quienes se llamó inmigrantes al son de aquella letra que popularizo Juanito Valderrama

Adiós mi España querida, 
dentro de mi alma 
te llevo metida. 
Y aunque soy un emigrante 
jamás en la vida 
yo podré olvidarte. 

Cuando salí­ de mi tierra 
volví­ la cara llorando 
porque lo que más querí­a 
atrás me lo iba dejando.

Las relaciones se vuelven a reinstalar por el año de 1977 tras unos 38 años de que habían estado congeladas en lo político, no en lo afectivo y eso está siendo motivo de conmemoración pues ya son cuarenta años de fructífera fraternidad y pa’ ello entre otros actos se imprimió un espléndido libro ‘40 Mex. Esp.’ El cual la embajadora de mayor elegancia y guapura que milita en la cuadrilla diplomática doña Roberta Lajous recientemente entregó al Monarca emérito don Juan Carlos de Borbón. La fiesta brava española ya participó de alguna manera en la celebración de este acontecimiento al recibir en el Museo de la Plaza de las Ventas para su acervo la gallardía del traje de charro, los que se suman a la obra pictórica que ya había llegado en otra fecha  de la inspiración del artista Francisco Álvarez y que representa en uno de sus momentos cumbres a otro monarca don Silverio Pérez, que fue paisano del rey Netzahualcóyotl.

Lo que no ha llegado a saberse es si ésta conmemoración está siendo considerada por la empresa de la Plaza México y si así lo es ¿cuál será el cartel de la celebración?, España bien podría aportar a sus emblemáticos  Enrique Ponce, José Tomás, Morante de la Puebla, Julián López ‘El Juli’ y México aportaría para no desmerecer y estar al mismo nivel de los figurones mandones a…

No sé lector en que toreros pensó usted, más yo pienso que sea como sea las relaciones México–España en el rubro de los cuernos no son ni medianamente equitativas, aceptando de entrada que en lo torerístico la desigualdad no se le puede achacar únicamente a la grandeza de los ibéricos, mas en lo administrativo es donde se da la inclinación de la balanza de una forma humillante y que se debe a que los empresarios mexicanos en un altísimo porcentaje agachan la cabeza sumisa ante la degradación e imposición que les meten los apoderados españoles, auxiliados  por sus empleados veedores mexicanos, lo cual seguirá ocurriendo hasta que en esta tierra los empresarios exijan y paguen el toro de cinco años, no el que  les conviene por raquítico y entonces sí les digan  a los apoderados españoles; estas son las corridas que tenemos  ¿con cual quiere venir su torero?, la respuesta ya la sabemos -mi torero viene con las corridas de peluche que ya tenemos arregladas y si no, no  viene-.

Entonces el empresario se debe de montar en el macho de la dignidad y demostrarse a sí mismo que puede ir por la vida con la cara en alto, ¿Qué dejaran de venir algunos toreros españoles?, probablemente un ratito, ¿y qué pasa?, no pasa nada y pronto reflexionaran, si de todas maneras pa’ lo que se zumban los españoles en su tierra lo de aquí no los va a asustar, mas hay que decir que el problema real no está  en los toreros, radica en los apoderados los que no quieren que sus matadores corran ni los riesgos naturales  que eventualmente dejaría paradas a sus máquinas de hacer dinero, y permítaseme decir que sinceramente creo que los toreos también son víctimas de los apoderados poderosos.

¿Verdad que las relaciones bilaterales en materia taurina son un camelo? Y también hay que decirlo a los toreros mexicanos les encanta torear junto a las figuras extranjeras, aquí porque ahí está el toro chico y de él se benefician como esos peces que navegan prendidos al vientre de los tiburones y si no que lo diga José Guadalupe Adame ¿en que se parecieron los toros que enfrentó en Sevilla esta misma semana, a los que un apoderado español le permitió se arrimara al lado de su torero en Aguascalientes unas horas después?