Charlas del Tupinamba

Charlas del Tupinamba
Café Tupinamba

miércoles, 14 de marzo de 2018

¡CON AROMA DE FIGURA!


   DANIELA MAGDALENO

Bardo de la Taurina
En esta pandereta de convergencias, aunque suene raro, sin la conjunción de todas ellas la Fiesta Brava no estaría completa por la razón de que  sus aristas son el todo de un engranaje  y por ello tiene sustento que en la fiesta existan los indispensables, como esos sin los cuales no existirían recuerdos de los claro oscuros que se suceden en el albero, y que a través de la memoria histórica  siempre estén presentes, más allá de las charlas entre aficionados, con las  letras impresas, las grabaciones de voz, los vídeos y desde luego con las fotografías.

 En este mundo no todos los elementos son renovables y por eso conforme van surgiendo con su propio estilo, los nuevos valores hay que valorarlos, alentarlos y  cuidarlos de la mejor de las formas que es el no desorientarlos con el engaño de la coba, el surgimiento de los seres y las empresas con valía es escaso,  esto lo vemos  dentro  de la torería, ¿hace cuánto que no surge un ídolo?, en las letras el rubro se sostiene con  perlas de la vieja guardia y algunos noveles esporádicos, en las voces pocas se escuchan, más en la fotografía sucede lo contrario pues ahí  han surgido  talentos que tarde a tarde van por la supremacía.

Por ello cuando el destino le quita al tablero una de sus reinas, el mundo se consume en la negrura del dolor, de lo lamentable, de lo triste, de lo inaceptable y se dispara, el click del ¿Por qué tenía que ser Daniela Magdaleno la precoz maestra  quien pasara a la tierra de nunca jamás?... por caprichos de la vida y de la muerte, que no respeta juventud, ni  jerarquías.

Supe de ella  a través de sus fotografías,  esas que tienen vida propia, una tarde torera escuche una voz apacible y a la vez jovial -Señor Bardo soy Daniela Magdaleno- así de sencilla, como siempre la percibí, lo cual contrastaba con lo impactante de sus tomas, las cuales  lograba porque entendía del toro, de la cámara y del secreto de la regla de los tercios. Regularmente sus fotografías alcanzaban el subrayado de obras de arte, eran tiempos de las tertulias taurinas y la invite a compartir cartel con otras artistas,  meses después  volví a admirar sus  trabajos progresivos que resultaron de  Puerta Grande.

Hoy  la fotografía de su vida quedara plasmada en la brillantez de la policromía y será  por siempre, la de quien formo parte integral de esta nueva fiesta la de los tiempos frescos, en la que Daniela Magdaleno,  fue rocío hecho realidad, que entre pétalos de arte, se despidió ¡con aroma de figura!



No hay comentarios:

Publicar un comentario