Charlas del Tupinamba

Charlas del Tupinamba
Café Tupinamba

jueves, 28 de mayo de 2015

PELICULA TAURINA * PINTURA SECUESTRADA

Un lucero en el cine.


Nació siendo un Lucero de luz, clase y taurinísimo y por ello fue rubricada con el abolengo de los apellidos Domínguez Cobián, su afición por la fiesta de las divisas, los claveles y la seda, la llevaron desde su fresca juventud a iluminar los tendidos dorados de los alberos y con el tiempo, de su fina figura aporcelanada, el corazón de la pasión se le desbordo hasta convertirse en co-empresaria de la plaza boutique de Cinco Villas, más  hace unos días ha sorprendido al ambiente de la alfombra dorada, con su incursión en el mundo de la producción fílmica taurina, lo cual se abona en favor de la Fiesta Brava, la que cada día requiere de mayores escaparates y luces como las que encendió Doña Lucero para  promoción y atracción de las panderetas del arte las  que cada vez más urgen de ser acurrucadas con nuevas concurrencias, de ello, que con dianas de alegoría demos la bienvenida a la primera entrega imaginativa producida por ¡MOVIE LDC PRODUCCION la cual ha confiado la dirección de la lente al extraordinario fotógrafo Sergio Hidalgo, en el guion se  destacan frases como ’Cinco Villas donde las oportunidades no tienen nacionalidad’, ‘Y los triunfos se dan con verdad’, y que decir del sound de obertura muy al estilo hollywoodense, el debut del film se dio bajo la punta de lanza de la Novillada Hispano Mexicana que se celebrará el 20 de junio en el predio áureo, así que  en ¡Hora Buena! al ‘Lucero de la Fiesta y las Pantallas’ y a su casa productora, fílmico taurina.

 Del secuestro, al plagio.

 

Todavía están calientes las cenizas del pintor Reynaldo Torres, cuya tatemada no ha sido pagada  por los herederos del pintor, quienes las reclamaron  a quien hasta  su muerte fue su pareja de coraza  sin la cual el maestro se hubiera palmado desde ‘endenates’, pues fue ella quien que le llevaba de comer, le compraba  sus navajas de rasurar y hasta los pañales, lo bañaba y le curaba las hemorragias que el alcohol barato por el que cambiaba sus obras le producía, más el caso que nos ocupa, es el de informar  al público  el hecho de que el nombre del maestro Reynaldo Torres está siendo ensuciado por la avaricia y ambición de quienes no son dueños de una ‘obra’ por la que él lucho pintar para promocionarse y la cual no nada más se le  encargo sino que le fue pagada íntegramente, pasando con ello  hacer propiedad ajena, más la ‘obra’ regresó al estudio para su modificación pues al artista le fallaron los colores cambiando la sobriedad por lo psicodélico, esta ‘obra’  es  asimétrica (deforme) pues así se le pidió al pintor para que de un lado quedara el toro embistiendo al aire llevándose entre los pitones a un valiente y al otro lado quedara pálido con el objetivo de que ahí cayeran las letras de la portada de un libro para el que fue mandada hacer, es decir, no se trata de una ‘obra’  pa’ venta,  más el  caso es que unos norteamericanos con ayuda de nacionales con los que tenía ligas el ‘Señor de los pinceles’  sin respetar lo que no era del propio pintor la secuestraron en un acto previo al plagio, algunas obras  supuestamente ya volaron a los Estados Unidos, por lo que se vera la manera, de que si es el caso, el FBI tome acción  y aquí lo haga su contraparte, pues trascendió que la ‘obra’ referida junto con otras se pondrán a la venta por terceros, claro si antes las autoridades no la incautan, y cabe señalar que el secuestro quedo consumado desde el momento en que les fue notificado a los retenedores uno de los cuales acepto conocer y tener teléfono de  a quien hay que devolverle la ‘obra’ que fue la persona que la  liquidó  y hasta el momento no han procedido a su devolución, así que tenga usted cuidado aficionado si alguien le ofrece la ‘obra’   mejor sésguele porque comprar robado igual que vender con dolo o encubrir; es delito, y está es también  una alerta a los sitios de exposición,  una  Nota Roja a la que hay que darle seguimiento y así lo haremos en medios y redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario