Charlas del Tupinamba

Charlas del Tupinamba
Café Tupinamba

lunes, 14 de mayo de 2018

¿POR QUE MIRAR A MADRID?



 Madrid, un capote de paseo, villa y corte del jaleo, tierra donde yo nací. ¡Señores, esto es Madrid!, así le componía en su pasodoble (no el chotis) Agustín Lara, el músico nacido en el Centro Histórico de la Ciudad de México, a donde hoy se anuncia  ‘El Mundial del Toreo se juega en Las Ventas’, nos hacen saber que durante el mismo se van a realizar 34 festejos uno tras otro, que en comparación serían más o menos lo que aquí se realizarían juntando las 2 temporadas de la Plaza México, con sus diferencias desde luego, que en mucho las hacen, la presencia de los toros, la publicidad enfocada a los tiempos modernos en donde la atracción lograron dársela con los torsos y espalda desnuda de toreros actuantes sobre los que se pintaron símbolos arqueológicos que los identifican con las diversas culturas de las que provienen, todo esto desplegado a lo largo y a lo ancho del Madrid popular y cosmopolita, lo que resultándoles les habrán entrado según lo proyectado 20,000 personas por tarde  que en números  equivaldría a unas 680,000 almas, échele a 50 euros de promedio. ¡Ufff!


Es inevitable que ante esto, que  la instancia de turismo federal y de la CDMX o cuando menos la empresa que le da corretaje a los festejos en la capital reflexione sobre lo que está ocurriendo en Madrid en estos días, además sin contar con el apoyo de su alcaldía que está en contra de su fiesta nacional, pero no en ordeñarle los millonarios impuestos que ésta le va a generar, pero veamos si aquí se cuenta con una plaza del doble de aforo de la Madrid y si en la última temporada (s) se contó con figuras que no están ahora participando por allá, como Morante y José Tomás, ¿Por qué no dejarnos de falsos proteccionismos, como mayoría o igualdades de toreros aztecas en el ruedo?, se le concesione a OCESA y a la empresa de Simón Casas que es la que tiene Madrid, pa´ que traiga su espectáculo completo, hasta con algunos toros cinqueños cuajados en puntas y con toreros de ocho nacionalidades entregados al 100 pa’ que se disputen una bolsa tipo Gran Premio.


Y tal vez aplicando aquí su fórmula profesional y publicitaria, la fiesta se reactive y entonces se le dé continuidad al espectáculo masivo que es el único que va a mantener viva esta tradición de la que hemos olvidado una de sus partes importantes, que es el gozo y el disfrute y no la costumbre de asistir a ella como se hacía al culto que anunciaban las campanas, ya no se puede imponer, se trata de convencimiento global e integral.




No hay comentarios:

Publicar un comentario